Caracas: Periodista fue agredido por motorizados luego de haber sido amenazado

Horacio  Giusti solicitó a la Fiscalía del Ministerio Público que admita la denuncia con el fin de que se lleve a cabo una investigación para dar con los responsables

El 28 de abril de 2015, dos sujetos desconocidos a bordo de una motocicleta agredieron a Horacio Giusti, periodista venezolano, quien recibió dos golpes en la cara, cuando caminaba la Urbanización La Florida en la ciudad de Caracas, ciudad capital, con destino hacia su residencia a las 9 de la noche. Días antes el periodista había sido víctima de una amenaza y una persecución.

(Leyenda: Video publicado en el canal de Youtube del CNP Caracas en el que Giusti relata la agresión perpetrada en su contra)

Horacio Giusti, periodista colaborador de la Organización No Gubernamental Foro Penal Venezolano, relató a IPYS Venezuela que trece días antes de la agresión, el 15 de abril de 2015, caminó hacia la avenida Urdaneta, luego de asistir a una rueda de prensa de la ONG que tuvo lugar frente al Palacio de Justicia. Cuando el periodista atravesaba la Plaza Diego Ibarra, pudo visualizar a dos sujetos a bordo de una motocicleta, quienes lo miraron y luego se retiraron del lugar.

Ante la posibilidad de robo, el periodista apresuró el paso y atravesó la avenida para adentrarse a un pasadizo donde se encuentra ubicado el Centro Comercial Galería (detrás del edificio José María Vargas). Luego de atravesar el pasadizo hacia la avenida Universidad, los mismos sujetos lo esperaban 100 metros más adelante, del otro lado de la acera. Nuevamente, Giusti aceleró el paso en otro pasaje que lo llevó a la avenida Urdaneta. Luego de eso, no los volvió a ver.

Posteriormente, el 24 de abril de 2015, cuando el periodista regresaba a su casa a la una de la madrugada, luego de asistir a un cumpleaños, encontró en la puerta de casa un papel tirado en el suelo que contenía una amenaza anónima. El mensaje decía: “Aviso, sigue jugando al periodista estrella y terminarás estrellado sapo. Sabes que estás en la mira escuálido, no te comas la luz. Ponte serio no te equivoques”.

Aunque Giusti preguntó a sus vecinos si habían visto a alguien, no obtuvo respuesta.  Aseguró que el edificio donde reside, no tiene vigilante hasta los momentos y muchos de los vecinos dejan la puerta abierta cuando salen o al menos no presionan lo suficiente para que esta cierre.

El día 27 de abril de 2015, el periodista acudió al Ministerio Público, específicamente a la oficina de víctimas especiales, para denunciar su caso y para conocer cómo sería el procedimiento. Sin embargo, la abogada que lo atendió en ese momento le informó que la denuncia no procedía en dicha oficina, debido a que no tenía a quién acusar. Le sugirió que acudiera al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC).

Al día siguiente, el 28 de abril, denunció los hechos ante la unidad de victimas especiales del CICPC. Allí tomaron el registro de su denuncia, fichada con el número A/M NRO: 2217-15. Nuevamente le notificaron que no se podían ejercer acciones, salvo la de registrar la denuncia, debido a que el periodista no podía acusar específicamente a una persona.

Ese mismo día, cuando Giusti regresaba del gimnasio alrededor de las nueve de la noche, fue abordado por dos personas en motocicleta, quienes le impidieron el paso en la Urbanización La Florida, a pocos metros de la avenida Libertador, con destino a Sabana Grande. Rápidamente, los hombres lo acorralaron contra una pared y uno de ellos le preguntó con improperios su nombre y profesión. “Horacio Giusti, periodista”. A lo que el sujeto desconocido respondió: “Este es”. Sin mediar palabra adicional, lo golpeó  fuertemente en la comisura derecha de su boca y luego en el ojo derecho de su cara. A los pocos segundos, los hombres huyeron del lugar.

“Ambos sujetos andaban en jean. Uno de franela de rayas azules y blancas gruesas y por encima una chaqueta abierta negra. En el otro solo distinguí la chaqueta negra porque la tenía cerrada. También llevaban casco, ambos”, relató el periodista en la denuncia que entregó en la Fiscalía del Ministerio Público el día siguiente.

Debido a este hecho, el periodista solicita a la Fiscalía del Ministerio Público que reciba y admita la denuncia respectiva con el fin de que se lleve a cabo una investigación pertinente que permita determinar a los responsables de los hechos.

Posterior a la agresión, Giusti aseguró a IPYS Venezuela que su psiquiatra le diagnosticó estrés postraumático debido a la agresión. “Lo ocurrido representa un indicativo de que el ejercicio periodístico es cada vez más difícil”, dijo.

El 5 de mayo de 2015, el Fiscal 62 de Caracas atendió al periodista agredido y le hizo una serie de preguntas en relación con el caso.

El numeral 9 de la Declaración de Principios sobre Libertad de Expresión de la Organización de Estados Americanos (OEA) establece que los Estados deben prevenir e investigar hechos de asesinato, secuestro, intimidación y amenaza a los comunicadores sociales, con el fin de sancionar a sus autores y asegurar a las víctimas una reparación adecuada.

IPYS Venezuela hará seguimiento a este caso.

IMG_20150430_123506

 

IMG_20150430_123446

Scroll to Top